Cinco razones por las que la gente se resiste al cambio

Estás aquí:
Tiempo estimado de lectura: 3 min
Sabemos muy bien que un buen líder ayuda a su equipo a afrontar los cambios de forma exitosa, pero qué pasa si eres un líder que aún no cuenta mucha experiencia, ¿cómo lo consigues?

Según la profesora de Harvard y escritora del libro MOVE: Putting America’s Infrastructure Back in the LeadRosabeth Moss Bordes, la resistencia al cambio se puede manifestar de formas diversas, desde arrastrar los pies hasta sabotear las nuevas implementaciones.


Una de las mejores herramientas para los líderes del cambio es entender profundamente las razones que generan resistencia en cada situación, para luego diseñar e implementar estrategias alrededor de ellas. Rosabeth nos cuenta las cinco razones más recurrentes:

01. Cuando sentimos que perdemos control y/o poder

Cuando un cambio interfiere con la autonomía de alguna persona, está no solo siente que pierde control y/o poder, sino también siente que está siendo afectado personalmente, ya que usualmente creemos que el control y/o poder que poseemos es parte fundamental de nosotros y que si los perdemos, de alguna manera, nos volvemos menos de lo que éramos antes.

Los buenos líderes le ofrecen espacio dentro del cambio a los afectados para que tomen decisiones, invitan a otros en la planificación y los comprometen con la nueva forma de ver el negocio, de esta manera no se les quita el control y/o poder, sino que se lo transfieren hacia otras actividades.

02. Existe un exceso de incertidumbre

Si le pides a tu equipo que realicen un cambio se parece a algo como caminar entre serpientes venenosas, sin protección y con los ojos vendados, pues lo único que conseguirás es que prefieran quedarse como estaban. Nosotros los humanos preferimos quedarnos sumidos en la completa miseria que dirigirnos hacia lo desconocido.

Como dice el dicho: “Más vale diablo conocido que santo por conocer”.
Los líderes experimentados ayudan a esclarecer los nuevos procesos, facilitando la comunicación y diseñando los pasos y cronogramas de actividades de forma clara y directa.

03. Cuando nos agarran de sorpresa

En el momento en que recibimos una noticia de cambio de forma repentina, sin el tiempo suficiente para que mastiquemos la idea y nos adaptemos a ella, midamos los riesgos o nos preparemos para las consecuencias, nuestro cuerpo automáticamente dirá que NO, ya que es más fácil para nosotros quedarnos en nuestra zona de confort.

Es muy complicado para nosotros romper nuestro status quo.
Un buen líder no hace planes en secreto, siempre involucra en la planificación y toma de decisiones a todo su equipo, en la medida de lo posible, para que con esto todos estén enterados y nadie se sienta sorprendido. Debemos de realizar un trabajo de sensibilización para que cualquier implementación fluya y no se vuelva un problema.

04. Cuando todo parece demasiado complicado

Muchas veces los responsables de las implementaciones no son muy empáticos y utilizan excesivamente el lenguaje técnico para explicar las bondades de la nueva herramienta, metodología o cambio en general.

Si los participantes no entienden los cambios por los que van a pasar, es casi imposible conseguir el éxito de dicha implementación.
Los mejores gestores de cambios se preocupan de entender perfectamente la implementación a realizar. Un gran indicador de las personas que son especialistas en algún tema, es la habilidad para explicar lo que saben de forma sencilla por más complicado que el tema sea.
Mientras más sencilla sea la información del proyecto o implementación, más fácil será que participen, lo acepten y se sumen a la ejecución.

05. Cuando no queremos parecer incompetentes

A nadie nos gusta que nos vean como personas incompetentes, sobre todo si antes dominábamos una herramienta y ahora vamos a tener que empezar desde cero, y nos cuesta mucho aprender lo nuevo.

En estas situaciones las personas van a preferir negarse al cambio por temor a parecer incompetentes.
Deberás crear fuertes bases de conocimientos, con lenguaje coloquial y directo, para que todos entiendan paso a paso lo que deben de hacer. Adicionalmente acompáñalos con capacitaciones y crea canales de comunicación privados para las personas que avancen a un paso más lento que el resto, así todos estarán contentos con la implementación.

No te asustes cuanto trates de implementar algún cambio y encuentres resistencia en el equipo de trabajo. Tómalo como algo bueno porque es la oportunidad para que demuestres tu nivel de empatía, estrategia, gestión e innovación.

Sí deseas que nosotros te ayudemos a acelerar el éxito de tus proyectos e implementaciones, puedes enviarnos un mensaje explicándonos tu caso desde aquí.


Oscar Mena Moretti
Coach de negocios e innovación
oscar.mena@goodlinks.pe /  936980253

Etiquetas:
¿El artículo te ha servido?
No me gusta 0
Vistas: 51
Ir arriba