Evitar la procasticación

¿Cómo evitar la procastinación de forma sencilla?

Todos los que tratamos de evitar la procasticación hemos experimentado esa sensación de querer dejar nuestras tareas y actividades para el día siguiente con una fuerza muy intensa.

A esto se llama PROCASTINAR (PROCASTINACIÓN) y es una de las actitudes que más te aleja de tus objetivos.

En esta entrada te ayudaré a entender qué debes hacer para evitar procastinar. Además, te daré algunos consejos prácticos que puedes empezar a implementar desde hoy. Y te explicaré cuáles son los estados de la procastinación para que identifiques el que más te afecta.


Estado #01: La falsa seguridad y/o negación

A todos nos ha pasado que cuando iniciamos un nuevo proyecto pensamos que tenemos mucho tiempo. Que aún no debemos ponerle mucho empeño “porque recién empezamos”. O simplemente porque es algo que dominamos y no hay mucho riesgo. Sin embargo es este estado el que afecta a la mayoría de nosotros.

Para poder evitar entrar en este estado, lo que debemos hacer es:

1. Dejar de creer que nuestros nuevos proyectos son demasiado sencillos o que somos expertos en la materia. Porque de lo contrario nos vamos a confiar de forma dañina.
2. Una vez que entendemos el punto 01. Hacer una lista de todo lo que necesito para este proyecto: recursos, conocimientos, materiales, contactos, etc.
3. Catalogar cada elemento de la lista por dificultad: baja, media y alta.
4. Enfocarnos en los elementos de dificultad media y alta, para entender si realmente es tan sencillo como creíamos. En caso no lo sea, debemos de tomar cartas en el asunto. En caso sí sea sencillo, ahora puedes sentirte inteligentemente confiado.

Es importante que entiendas esta etapa, porque es probable que sea la que más te afecte. Si no te confías desde el principio, puedes tomar medidas correctivas a tiempo. Afronta tus proyectos como una persona adulta y profesional.


Etapa #02: La pereza

La pereza a demás de ser un estado de la procastinación, es un hábito que muchos de nosotros tenemos. No nos gusta empezar a hacer las cosas y esto nos lleva a dejar todo hasta el último momento.

Como todo hábito, solo se quita reemplazándolo con otro hábito. Aquí te dejo un vídeo interesante en donde puedes aprender un poco más sobre esto, con una técnica que se llama: IARRR. Ver vídeo.

Es muy importante que te tomes esto en serio, porque la pereza no solo te afecta a ti, sino que es uno de los peores ejemplos que le puedes dar a tus hijos, colaboradores y amigos. Soluciónalo de una vez por todas.


Etapa #03: Las excusas

Aquí es muy importante que entiendas que las excusas son muy dañinas para todo el que las usa. Es un arma de doble filo, por un lado obtienes satisfacción desligándote de la responsabilidad, y por el otro te alejas de tus objetivos y del aprendizaje.

Es importante que entiendas que si lo único que haces es poner excusas para no empezar, avanzar o terminar tus tareas. Como por ejemplo tu tesis, arrancar tu propio negocio o alejarte de una relación tóxica. Lo que vas a conseguir no es solo es alejarte de tus objetivos sino que también dejarás de tener el control de tu vida. Ya que todo lo que te sucede es a causa de agentes externos.

Si quieres dejar de procastinar, deja de poner excusas y ponte a trabajar en lo que tienes pendiente.


En conclusión

Si te identificas con uno o más estados, toma los consejos que te he compartido. Para que de esta manera empieces a trabajar en tus proyectos y no pierdas el tiempo procastinando. Te recuerdo que el tiempo es lo único en este mundo que no se recupera. Es por ello que deberías estar muy preocupado si no lo estás invirtiendo de manera inteligente.


Ahora que sabes por dónde empezar, no tienes excusas para convertirte en estudiante, profesional o emprendedor de éxito.